representacion del exodo jujeño

Un detalle importante es que ambos hechos, cruciales para aquella definitiva declaración de Independencia de 1916, se llevaron adelante desobedeciendo las indicaciones del gobierno de Buenos Aires, cuya visión habría atrasado en años el momento con la consecuente pérdida de vidas. Acaso por ello los dos patriotas más reconocidos por la historia argentina sean Manuel Belgrano y San Martín, porque sus prioridades estaban con el futuro y no dudaron en realizar los sacrificios más grandes para ese futuro, que para nosotros es hoy.

Así los jujeños debieron abandonar todo cuanto poseían. Cuando en la actualidad decimos que el mayor problema a resolver por los gobiernos es el acceso a la vivienda, no nos equivocamos dada la importancia del techo propio en la constitución familiar. Esos hombres, mujeres  y niños de Jujuy, hace 199 años, sacrificando justamente ese techo y toda estabilidad, nos dieron la posibilidad de tener estas prioridades. Sin su sacrificio el país no habría sido posible porque sería una colonia esclava y para la explotación.

Es esto lo que debemos juzgar a la hora de analizar la labor de todas las personas que desde Madariaga participaron en la realización de una representación histórica cuyo principal objetivo es no olvidar ese despojo, mantenerlo vigente con el orgullo de sentirnos descendientes de un pueblo que cuando lo tuvo que dar, lo dio todo.

Lamentablemente la suspensión hizo que algunas instituciones faltaran y que la representación no tuviera el brillo de la del año anterior, pero visto de otro modo la lluvia extendió la fiesta una semana y el mérito del trabajo de sus organizadores es doble porque todo se tuvo que armar de nuevo con el esfuerzo que eso significa. También hay que resaltar la presencia del charanguista mendocino Oscar Miranda que por segunda vez asistió al evento sin ningún problema y aquí brindó una actuación fantástica, muy acorde al momento acontecido, la semana anterior había ofrecido una pequeña muestra a quienes se hallaban en el predio, desilusionados porque el tiempo les jugaba una mala pasada, premiados de este modo por el músico. Todo un ejemplo.

Merece resaltarse una vez más la presencia del padre Enrique Pío, que dio inicio a la conmemoración con su bendición, y de la hermana Beatriz Obredor, presente durante toda la jornada junto a los pequeños del Hogar San Juan Bautista y con una participación donde lució un atuendo celeste y blanco muy acorde al momento. Dos personas diferentes, que llevan adelante instituciones religiosas muy cerca de la gente. Otro ejemplo.

También ofrecieron una actuación muy emotiva, alumnos y profesores de la Escuela de Arte. Y para cerrar, todo el prestigio de las agrupaciones folklóricas Jirón Gaucho y Herencia Gaucha, pusieron en realce las danzas ya cuando la tarde se apagaba. Esta vez el sol estuvo en lo alto y en su caída cubrió de atardecer los últimos giros de los ballets, que elevaron el destello hasta Jujuy en un viaje interminable donde el espíritu del sacrificio de un pueblo, late con vigor inmortal.

� oi`�XϾMiranda que por segunda vez asistió al evento sin ningún problema y aquí brindó una actuación fantástica, muy acorde al momento acontecido, la semana anterior había ofrecido una pequeña muestra a quienes se hallaban en el predio, desilusionados porque el tiempo les jugaba una mala pasada, premiados de este modo por el músico. Todo un ejemplo.

Merece resaltarse una vez más la presencia del padre Enrique Pío, que dio inicio a la conmemoración con su bendición, y de la hermana Beatriz Obredor, presente durante toda la jornada junto a los pequeños del Hogar San Juan Bautista y con una participación donde lució un atuendo celeste y blanco muy acorde al momento. Dos personas diferentes, que llevan adelante instituciones religiosas muy cerca de la gente. Otro ejemplo.

También ofrecieron una actuación muy emotiva, alumnos y profesores de la Escuela de Arte. Y para cerrar, todo el prestigio de las agrupaciones folklóricas Jirón Gaucho y Herencia Gaucha, pusieron en realce las danzas ya cuando la tarde se apagaba. Esta vez el sol estuvo en lo alto y en su caída cubrió de atardecer los últimos giros de los ballets, que elevaron el destello hasta Jujuy en un viaje interminable donde el espíritu del sacrificio de un pueblo, late con vigor inmortal.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en quema de casas, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s